Descalza

Me encanta verte andar descalza, me encanta el sonido de tus pies desnudos al tocar el suelo paso a paso, como si el piso aplaudiese sentir tu piel suave, admirado de la nobleza de tus plantas, extasiado.

Descalza, en un ir y venir casi errático por toda la casa, hermosa tal cual sólo tu, tus pantalones de pescador que llegan apenas por debajo de tus rodillas déjome ver tus delicadas piernas, tu playera de tirantes y tu cabello suelto al viento que entra por las ventanas de nuestro hogar.

Tan bella, descalza, te sientas en el sofá, subes los pies, descansas la cabeza en el reposa brazos; tan sólo puedo verte, daría lo que fuera por acercarme con bajas intenciones, acariciarte el alma descalza, besarte de las plantas al cabello. Pero no puedo, te respeto tanto que no me atrevo a imaginarte desnuda.

Perdona, quizá esperas de mi mil fantasías, quizá esperas que te desnude en sueños, te lleve a la cama, por detrás te tome la cintura y te penetre fuerte y despiadadamente, pero no puedo, me remuerde mi condición de caballero,

Por tanto, te veo descalza, sentada frente a mi, leyendo, sonriendo, ajena en tu música, hablándome de tu vida, tierna, hermosa, sensual, plena, en paz. Sin ataduras a éste asqueroso mundo, impoluta, fresca. Mía.

Maeda, L. 2013

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s