Sentir que escribe.

Y escribiendo se decía a si mismo:

– Pensar que de escribir no sé nada, habrá alguien que encuentre confort o razón en lo que digo. Siempre hay alguien. Lástima que nadie jamás leerá lo que nunca será escrito.

Y era cierto, muchas veces lo que uno calla lleva más sentimiento que lo que uno dice. Es simple naturaleza humana, dejar guardadas las cosas que uno más atesora.

Que lo más razonable es la incoherencia de sentir lo que se siente y a pesar de todo decir que uno siente algo que quizás no se siente o quizás implica sentir de todo cuanto hay por sentir.

Un dilema tan difícil como elegir el sabor de la nieve, que si limón o vainilla, que si chocolate o pistache.

Alguien podría realmente decir que la vida importa lo suficiente si la vida fuera tan importante como para considerarse suficiente.

Sin embargo, él sentía en ese momento no sentir nada, sentía un vacío lleno de soledad y por ello calló lo que estuvo a punto de decir. Nadie jamás lo leyó y por ello nadie jamás sintió lo que en su corazón había.

Amor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s